DUDA

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe dispuso a llegar allí antes que ella misma. El viento soplaba fuerte de un lado y la bici iba haciendo eses, a veces vencida por el vendaval de un lado y otras por su decisión de rapidez. Hacia delante. Un, dos. Un, dos.

Pensaba tan intensamente en cuando llegara que a veces se olvidaba de pedalear, creyendo por instantes que ya estaba allí. Entonces vencía el viento. Durante muchos meses había pensado que no valía la pena ni siquiera intentarlo. Los grises nunca le habían interesado y en esa ciudad la realidad parecía haberse congelado en los años del blanco y negro. Era bastante probable que incluso el arco iris se desplegase confundido entre puentes en una gama de grises y grisáceos. Ningún interés.

Congelado. El viento tenía esa temperatura inhabitable y no parecía ceder. No se importunaba lo más mínimo ante los descuidos de su decisión anticipatoria de un éxito seguro. Además, estaban las gaviotas. Recortadas como cometas en un cielo deslucido parecían servirse del viento para avanzar. Quizá la única forma de sobrevivir allí fuese siendo gaviota.

Hacia más de un año que sabía que acabaría viviendo allí. Lo desconcertante de la situación es que ella nunca lo había decidido conscientemente y sin embargo el plan era certero y convincente. Nadie, excepto ella, lo dudaba.

La duda se mantuvo allí hasta la llegada del viento. Cuando la situación se volvió verdadera y objetivamente incómoda, la duda se fue con el viento y se estrelló en el gris con las gaviotas. Vista desde abajo, la duda parecía verdaderamente insignificante (patosa en comparación con los pájaros) y no se entendía como había conseguido el papel protagonista de más de seis meses de vida. Era inconcebible.

Se mantuvo sin embargo en el cielo. La duda. Amenazaba con caer de nuevo si el viento y las ganas de sobreponerse a él amainaban. Se integró de tal forma con las gaviotas que al final todo Amsterdam pensó que la duda (fuera de quien fuera) se quedaría encajada en el cielo monocromo siempre. Se podrían imprimir postales con la duda como elemento distintivo de la ciudad, pero seguramente no sería un atractivo para turistas.

El viento le limpiaba la cara mientras seguía avanzando a pedaladas de gigante. Y entonces llegó. A mitad de camino la capota celeste se había entreabierto y una luz dorada acariciaba el agua. El viento se había llevado las nubes, las dudas y las gaviotas, pero no la decisión. Respiraba entrecortando planes por el cansancio de querer tanto y miraba hacia el camino de donde había venido. Sin rastro de historias inacabadas, el camino se extendía despejado y los charcos comenzaban a evaporarse con los rayos del sol inclinado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s